Nunca le ruegues a una mujer.

No seas pendejo. Si una morra quiere estar contigo, va a estar contigo. NO habrá pinche poder en el universo que le impida estar contigo.

Si tu no ves que ella en verdad no haga ningún esfuerzo por estar contigo, es sencillamente por que en verdad no quiere estar contigo. En el mejor de los casos, ella solo quiere estar con “alguien”, y te tocó a ti. Se irá con el siguiente de sus flechazos. O peor aún, si te cansaste de hacer tu lucha y te acantonaste con una gorda en declive, estarás levantando tu propia prisión, por que no habrá imbécil que quiera bajarte a la carcelera.

No. Aléjate. No la llames más si no quieres confrontarla. No regales más tu tiempo a alguien que, en verdad, no lo quiere. Si ella no quiere estar contigo, ¿para qué sigues ahí de rogón? A la verga mamacita. Si no es con ella, no es con ella. No te regales. Por más que le chilles y le llores, no es con ella. No es algo que ella te quiera dar, no a ti. Continuar leyendo…

Why are Modern Girls afraid of intimacy?

As it turns out, I have been going out with this woman. Shes just a year younger than me, but, bear with me, she is pleasant, feminine, and has a tightly kept, VHS-home routine body. Yet, I cant say we are “dating”, as we haven’t had sex together. To me, thats the divider between someone you talk to, and someone you share something intimate with. Because, sex is intimate.

Even casual, reckless, random sex with strangers is intimate. Sex gets you naked, not necessarily in the bodily sense, for those quick office rendez-vous, but in every other sense, you are naked, exposed. Your truest, most hidden desires, are revealed. Your secret motivations, what you really like, what you really want, how you really wanted. Things you wouldn’t even show your closest friend get out. Theres no hiding in sex. If you hold something back, you reveal your fears, if you jump forth, your kinks are pointed out. Sex is honest. Deep. Intimate. Continuar leyendo…

Carta a mi Yo de 18 años.

Hola David.

¡Feliz cumpleaños pendejo!

Escribo esta carta con la intención de que sea mi testamento para ti.

La fuerza motriz del hombre es su voluntad de dejar un legado: de construir un futuro que perdure, aún después que él mismo haya sido olvidado. Es mi voluntad compartirte lo que ahora se, lo que me habría gustado que supieras antes de enfrentarte a la vida que vendrá.

Vas a morir. Eso lo tienes ya tan claro como yo. Inténta vivir primero. No me preocupa darte detalle de lo que me ha pasado por que comprendo que tu, no eres yo. Te harán una fiesta este sábado, quizá tu si decidas estar ahí. Yo no fuí por la razón que conocerás esta tarde. Quizá habría sido más sensato tomar otro curso de acción, yo nunca lo sabré ahora. Cada segundo de vida es una decisón que tomamos. Cada decisión que tomamos, implica otra que no tomamos. ¿Quien sabe? Quizá la otra habría cambiado el rumbo de todo. Los planetas podrían haber girado en otro sentido. No puedo decirte que decisión tomar a cada segundo. No puedo decirte lo que vendrá por que no tengo forma de saber que decisiones tomarás tu. Todo lo que puedo decirte es que nunca dejes de hacerte responsible de tus consecuencias. Todo lo que te suceda a partir de ahora dependerá únicamente de ti. Ni lo bueno ni lo malo, por que no existe el bien o el mal: solo consecuencias. De la consecuencia de que decidas atender a mi consejo, o no, dependerá la vida que llevarás hasta que sea tu turno de cerrar el ciclo y escribir la siguiente aliteración de estas líneas. Continuar leyendo…

La verdadera utilidad del voto nulo.

¿Anulaste tu voto? ¿Escribiste un gran “¡Chinguen todos a su madre!” en tu boleta?

¡Felicidades! Puedes recoger tu medalla al mérito cívico en la salida. Tambien pasa a recoger tu cerebro.

Si fuiste de los que voluntariamente decidieron “no regalar” su voto en estás elecciones, por que, justificadamente, te opones a que los partidos sigan lucrando con nuestro sistema político, acabas de regalarle 192 pesos a esos mismos partidos. Continuar leyendo…