Nunca le ruegues a una mujer.

No seas pendejo. Si una morra quiere estar contigo, va a estar contigo. NO habrá pinche poder en el universo que le impida estar contigo.

Si tu no ves que ella en verdad no haga ningún esfuerzo por estar contigo, es sencillamente por que en verdad no quiere estar contigo. En el mejor de los casos, ella solo quiere estar con “alguien”, y te tocó a ti. Se irá con el siguiente de sus flechazos. O peor aún, si te cansaste de hacer tu lucha y te acantonaste con una gorda en declive, estarás levantando tu propia prisión, por que no habrá imbécil que quiera bajarte a la carcelera.

No. Aléjate. No la llames más si no quieres confrontarla. No regales más tu tiempo a alguien que, en verdad, no lo quiere. Si ella no quiere estar contigo, ¿para qué sigues ahí de rogón? A la verga mamacita. Si no es con ella, no es con ella. No te regales. Por más que le chilles y le llores, no es con ella. No es algo que ella te quiera dar, no a ti.

Si acaso, después de mucho tiempo, cuando llegó al ocaso de sus opciones y vió que no hay otro más pendejo por ella que tú, se conformó contigo. ¿Eso crees que te mereces?

No, no, a la chingada. No seas pendejo.

Cuando una mujer quiere estar con un hombre, cuando de verdad lo quiere a el, es capaz de provocar una jodida guerra mundial con tal de obtener lo que quiere. Todos hemos escuchado alguna historia de amor loco donde una mujer, loca de amor, se fugó/dejó al novio/huyó a Belén/asaltó un banco, todo con la esperanza de así estar con algún pinche loco. Todos hemos estado en una historia así, a veces del lado puñetín y a veces del lado picudo. Ellas mismas sueñan con vivir una historia así. Ninguna pinche película, libro, o canción de amor termina en “y se casaron, y vivieron mediocremente compartiendo un crédito de Infonavit. Se divorciaron a los 7 años por que, al chile, no se aguantaban el uno al otro, y ahora se saludan todos los domingos cuando toca hacer intercambio de rehenes”. Ninguna.

Hasta que no entiendas que no se trata de TU fantasía, si no de SU fantasía, te va a seguir yendo de la chingada con las mujeres. Estás frustrado por que lo que te gustaría que te pasara no te pasa, y francamente estás harto de buscarle el modo, por que ni de pinches rodillas haz obtenido lo que verdaderamente querías del papel de las mujeres en tu vida. Si quieres que se haga lo que tu quieras, tienes que hacer que TU fantasía sea SU fantasía. Necesitas ser un pinche Dicaprio inceptuoso y meterte a lo más profundo de su psique, hallar ahí los más profundos de sus deseos, y sacarlos a la luz. De las velas, es más efectivo.

Pero, ¿como vas a hacer para entrar en su cabeza, descifrar sus códigos y sus claves, tener acceso a todas la recámaras del palacio de su mente?

Eso, es lo que yo enseño.

2 thoughts on “Nunca le ruegues a una mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *